LOS DATOS DEL DÍA
viernes, 7 de diciembre de 2018
REFLEXIONES ALTERNATIVAS PARA ESTE DÍA:
LA CORONA DE ADVIENTO
DOMINGO 2 ADVIENTO CICLO C - EPO
DOMINGO 2 ADVIENTO CICLO C - EPO
INTRODUCCIÓN PARA EL EDUCADOR


DINÁMICA para la Reflexión de la Mañana de los viernes de Adviento  (Adaptación de la dinámica propuesta)
 Cada grupo debe preparar con antelación un dibujo con el corazón del cartel de Adviento, dividido en cuatro partes, a modo de puzzle. Esas piezas se recortarán y se tendrán a mano para que se vayan pegando en el corazón del cartel a lo largo de las cuatro semanas, ya que cada semana estará relacionada con una parte del corazón.

Es decir, sobre el corazón del cartel de Adviento se irán pegando, las piezas del puzzle a medida que vayamos trabajando las cuatro semanas. Cada semana, al final de la reflexión, se lanzará un reto, un compromiso, que los niños deben realizar a lo largo de la semana. A medida que vayamos consiguiendo los retos que se establezcan cada semana, de acuerdo con el evangelio, se irán pegando las partes del corazón.

Cada viernes, se hace una puesta en común para ver si se ha realizado el compromiso propuesto el viernes anterior y el delegado de pastoral o delegado de clase, colocará el trozo de puzzle sobre el cartel.

La primera semana, se comenzará realizando una breve reflexión sobre el tiempo de Adviento: tiempo de preparación, de cambio, de perdón… Prepararnos para la navidad significa preparar nuestro corazón para la llegada de Jesús a nuestras vidas.

En la celebración final de Adviento-Navidad, se tendrá el corazón, aunque le faltará el cuarto trozo del puzzle. Se comenzará la celebración recordando el último compromiso y se comenta cómo se ha realizado, contando las experiencias de los niños. Al finalizar, el delegado de pastoral o delegado de clase, pega el cuarto trozo de puzzle en el corazón, quedando este completo.

 

 

 

 


 

(Comenzamos recordando el compromiso del viernes anterior y comentamos cómo se ha realizado: los niños pueden contar sus experiencias. Al finalizar, el delegado de pastoral o delegado de clase, pega el primer trozo de puzle en el corazón del cartel).

 REFLEXIÓN: Nuestro corazón tiene que cambiar, tiene que convertirse para poder acoger el nacimiento de Dios. Podemos pensar qué debemos cambiar en nuestro corazón para poder acoger la presencia de Dios.

 Lectura del santo evangelio según san Lucas (3,1-6)

En el año decimoquinto del imperio del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tretarca de Iturea y Traconítide, y Lisanio tetrarca de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: «Voz del que grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; los valles serán rellenados, los montes y colinas serán rebajador; lo torcido será enderezado, lo escabroso será camino llano. Y toda carne verá la salvación de Dios».

 Palabra del Señor.

 Ver Vídeo Corto – La niña que odiaba a su hermana:

 

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

Trabajamos el valor del perdón, aunque a veces cometamos errores, siempre podemos arrepentirnos y no hay mejor regalo que perdonar y pedir perdón, algo que a veces nos cuesta pero que hace que nuestro corazón se libere de aquellas acciones negativas y nos permita vivir con alegría.

Reto de la semana: “Soy corazón para el que me perdona y me pide perdón”. Manifestar el sentimiento de perdón en alguna acción que hayamos hecho en el colegio con los compañeros o en casa con nuestros padres y/o hermanos/as.
También mostrar nuestra predisposición para saber perdonar de corazón y evitar el rencor. El compromiso será perdonar si surge la ocasión y, pedir perdón, reconociendo que, en ocasiones, no actuamos correctamente.

ORACIÓN
Jesús, Tú que en la cruz perdonaste a quienes te ofendieron
a quienes te causaron tanto dolor.
Enséñame a perdonar a quienes me han hecho sufrir.
Dame la sabiduría de corazón,
para no guardar rencor a mis hermanos
y saber perdonar sus errores;
recuérdame, Señor que tengo que perdonar,
para que tú me perdones,
ayúdame, Señor, a perdonar de corazón
a todos los que me han ofendido.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

 GESTO: nos levantamos y damos un abrazo al compañero de nuestro mismo grupo con el que más discutimos y nos enfadamos.

 

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!