LOS DATOS DEL DÍA
Thursday, 4 de March de 2021
REFLEXIONES ALTERNATIVAS PARA ESTE DÍA:
LOS TRES CANTEROS
CONVIÉRTETE AL SER
INTRODUCCIÓN PARA EL EDUCADOR

Esa importancia de los templos corporales que nos dice Jesús, es para destacar la importancia del ser, no del tener para ser.

El ser es vida y felicidad. Cuando sientes tu vida interior, cuando te sientes crecer, cuando captas el chispazo creador, cuando te centras en el amor, cuando captas y compartes la vida de los demás, entonces entiendes lo que es libertad y el gozo de existir.

Te conviertes, no en poseedor, sino en adorador: no en un coleccionista, sino en artista; no en un repetidor, sino en un creador.

El que “es”, siente, vibra, crea, crece, ama, vive. Es vida en calidad. El tener te cosifica y te deshumaniza. Puede que ganes vida en cantidad, pero la pierdes en calidad. El tener es un ídolo que exige un culto de alto precio a cambio de nada En adelante, no tendrás tú las cosas, serán las cosas las que te tengan a ti.

¡Esclavo! Crucifica el ansia de tener, la avaricia, la cosificación de la vida. Entonces podrás ser, y podrás tener cosas, como medio, no como fin, y serás libre. Dicen que es bueno darse una vuelta por algún centro comercial, para darse cuenta de las cosas que no necesitas para ser feliz. Porque feliz no es el que más tiene, sino el que menos necesita.

Tú eres importante por lo que eres, no por lo que tienes.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO

¿Te sientes atado por las cosas?
¿Qué tendríamos que dejar para ser más libres?

ORACIÓN

HIJOS DE LA LUZ

Señor, luz del mundo y luz para todos los hombres:
ten compasión de nosotros, que avanzamos en medio de tinieblas vamos en busca de tu resplandor.
Abre nuestros ojos para que podamos acercarnos,
iluminados por la fe, a contemplar tu rostro.
Haz que viviendo como hijos de luz, resplandezca entre nosotros tu bondad, hecha de justicia y verdad, que debe hacernos trabajar día y noche
en la construcción de tu Reino.

ANIMADOR DE LA ORACIÓN TODOS
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE RUEGA POR NOSOTROS
¡VIVA JESÚS EN NUESTROS CORAZONES! ¡POR SIEMPRE!